Con el paso del tiempo se producen líneas de expresión o arrugas, a nivel de la frente, periorbiculares o “patas de gallo” y en el entrecejo.

La aplicación de la toxina botulínica tipo A, en el músculo responsable de la línea o arruga de expresión, causa su relajación temporal y brinda al rostro una apariencia más descansada y rejuvenecida con un aspecto muy natural.

Luego de la aplicación de la toxina botulínica, los efectos se observan a partir de las 48-72 hs de aplicado y se completan en 14 días.

La duración total del efecto varía entre 4 a 5 meses. El procedimiento se realiza en el consultorio, no requiere anestesia ni tiempo de recuperación.