La lipoescultura es un procedimiento que consiste en la aspiración o la inyección de grasa subcutánea, según corresponda, para lograr proporción y armonía del contorno corporal. El objetivo principal de la lipoaspiración es la extracción de grasa que se encuentra acumulada en sectores no deseados, y que no pueden ser modificados con la dieta.

Este recurso quirúrgico no es un método para adelgazar, sino que el objetivo es remodelar áreas corporales que producen un desequilibrio estético. Por lo tanto, se realiza en todos los pacientes que presentan grasa localmente acumulada.