La auriculoplastia o cirugía plástica de las orejas es el procedimiento quirúrgico que modifica el tamaño y la forma de las orejas. 

Si la malformación auricular es importante, es conveniente conversar con los padres del paciente, para que éste sea operado a temprana edad, 5 o 6 años, para evitar el stress emocional del niño al ingresar a la escuela.

A partir de los cuatro años de edad, se completa el crecimiento de las orejas. La deformidad más común son las denominadas orejas en asa, que son aquellas que tienen un mayor ángulo de separación con la cabeza y falta de los pliegues habituales del cartílago que las conforma.

La operación se realiza bajo anestesia local y en forma ambulatoria, en algunos casos, según la edad del paciente se utiliza anestesia general las cicatrices suelen ser poco visibles dado que se realiza un abordaje por detrás de la oreja; luego se modela la oreja y se saca cartílago de ser necesario.

El postoperatorio exige un vendaje con inmovilización de las orejas entre 7 y 10 días.

Existe la posibilidad de complicaciones comunes a cualquier otro procedimiento quirúrgico, como la producción de hematomas, cicatrices hipertróficas, hiper o hipopigmentadas, infección, etc; y otras propias de este tipo de cirugía: asimetrías, irregularidades y aristas en el cartílago remanente.

Todos los pacientes deben realizarse estudios prequirúrgicos, análisis de sangre y electrocardiograma con riesgo quirúrgico.

No deben tomar aspirinas por lo menos 15 días antes de la intervención.